Construirán 2.200 viviendas que crearán unos 5.000 puestos de trabajo

«Queremos que más familias entrerrianas puedan tener su casa propia, trabajando con el Gobierno nacional para hacerlo posible», apuntó Gustavo Bordet.

A través del Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda (IAPV), el Gobierno de Entre Ríos licitará la ejecución de 62 nuevas viviendas a construirse en las localidades de La Criolla y Diamante.

En el marco del programa federal «Casa Propia» y «Construir Futuro«, la primera etapa prevé construir 2.200 viviendas.

Las casas se construirán con una inversión total de $9.315 millones: $1.600 millones de fondos provinciales y los restantes $7.715 millones del Gobierno nacional.

En esta primera parte se construirán 30 unidades habitacionales en La Criolla, y 32 en Diamante, con un presupuesto oficial de más de $343 millones, y la apertura de las ofertas económicas se realizarán el 12 y 13 de octubre próximo en la sede del IAPV.

Bordet afirmó que «acceder a una vivienda es un derecho de todos y todas», por lo que durante su gestión construirá «casas en muchas ciudades de Entre Ríos sin distinciones de ningún tipo, ni de color político».

«Las necesidades y los derechos de las familias entrerrianas tiene que estar por encima de cualquier discusión política», agregó.

El mandatario provincial destacó que ese «criterio de igualdad» del Gobierno nacional «también se implementa con el programa provincial ‘Primero Tu Casa‘, con el que se construyeron viviendas en pequeños pueblos y localidades» de Entre Ríos.

Asimismo, Bordet resaltó que la construcción de estas viviendas permitirá crear «más de 5.000 puestos de trabajo directos, y muchos más indirectos», además de «inyectar recursos en la economía».

En tanto, el titular del IAPV, Marcelo Bisogni, dijo que «encontrar respuestas del Gobierno Nacional da la pauta que estamos en el camino correcto de una agenda federal, con un Gobierno decidido a dar respuestas en todos los ámbitos y en todos los rincones del país».

«Cada vivienda -continuó- implica no sólo que una familia tenga un hogar, sino que se active la economía local, con la compra de materiales, y la mano de obra de esa comunidad».

Finalmente, Bisogni aseguró que «son obras que permitirán cambiar la vida de muchas familias que están esperando tener su casa propia y ofrecerles a sus hijos un nuevo bienestar».

Cada vivienda tiene una superficie de 63 metros cuadrados con dos dormitorios y la posibilidad de ampliar a otra habitación; cocina comedor; baño; un espacio para cochera y huerta y un termotanque solar de 180 litros con resistencia eléctrica.

Fuente: Télam

Contenido provisto por: Julián Perretta 16 septiembre, 2021