Cuáles son las tres rutas más peligrosas de Mendoza y qué conductas tener en cuenta al viajar

Turismo

Con precauciones y recaudos nadie debería tener temor de salir a la ruta. Sin embargo, ante condiciones adversas del clima es importante hacer hincapié en algunos puntos de revisión antes de viajar por la provincia.

Como los accidentes de tránsito son la causa de muerte principal a lo largo y a lo ancho de nuestro país algunos municipios se preocupan en tomar diferentes medidas para acrecentar los operativos de control y de fiscalización de la velocidad.

Lejos de crear miedo y paranoia entre los locales y los turistas que recorren la provincia de Mendoza en auto, el Ministerio de Transporte indicó que las rutas con mayor índice de siniestralidad son las Nacionales 40, 146 y 143 (según datos del Observatorio Vial) y enumeró diferentes conductas a tener en cuenta a la hora de viajar.

Mendoza es una provincia en la que, durante muchos meses del año, existe la posibilidad de encontrar heladas y nieve en las rutas. Como primer conducta, es indispensable chequear las probabilidades antes de salir.

– Antes de salir, planificar el recorrido del viaje y consultar el estado climático y las condiciones de la ruta en general. El parte oficial del estado de las rutas Nacionales se puede consultar en la web o llamando directamente al Centro de Atención al Usuario de Vialidad Nacional (0800-222-6272), de lunes a viernes de 9 a 18hs.

– Iniciar el viaje con las horas suficientes de descanso y evitemos ingerir alcohol el día anterior.

– Respetar las velocidades permitidas.

– Llevar siempre las luces bajas encendidas y anticipar todas las maniobras usando las luces de giro.

– Mantener la distancia de seguridad entre vehículos (tomar un punto de referencia y cuando el vehículo de adelante pase por el mismo, contar dos segundos como mínimo). En condiciones de lluvia o niebla, se debe aumentar esa distancia.

– Programar paradas cada 2 horas o 200 km, por al menos 15 minutos.

– Mantener la atención en el camino.

Respecto a cómo afrontar las condiciones adversas climáticas, apuntó las siguientes conductas:

– Circular con líquido refrigerante en el radiador.

– En caso de ser necesario, colocar los neumáticos de invierno o las cadenas correspondientes.

– Además de las luces bajas, si nieva hay que encender las antiniebla.

– Aumentar la distancia de seguridad.

– Mantener una velocidad constante regulándola mediante el uso de la caja de cambios.

– En caso de tener que frenar, no pisar el pedal en forma sostenida, sino mediante toques cortos a efectos de evitar la pérdida de control del vehículo.

– Ante un desperfecto técnico, detenerse en la banquina y señalar con las balizas intermitentes del vehículo y las triangulares fijas. En ruta o autopista, se recomienda prender las luces intermitentes del vehículo y colocar las balizas a 100 metros como mínimo detrás del vehículo.

– Evitar viajar de noche (las nevadas más intensas ocurren durante las horas nocturnas).

– Bajar las pendientes utilizando una marcha baja.

Por otra parte, el Ministerio de Transporte enumeró la documentación obligatoria para salir a la ruta.

– Licencia de conducir vigente.

– Documento Nacional de Identidad.

– Cédula verde o azul (en caso de no ser titular del vehículo).

– Verificación Técnica Vehicular o Revisión Técnica si el vehículo está radicado en una jurisdicción que lo exija.

– Comprobante de la póliza de seguro.

– Comprobante de pago del impuesto a la radicación del vehículo (patente).

– Cédula amarilla en caso de vehículo equipado con GNC.

Contenido provisto por: 2 agosto, 2019