Remedios para la trombosis o embolia

Remedios para la trombosis o embolia

La trombosis es la formación de un trombo, es decir, de una masa sólida, en el interior de un vaso sanguíneo o de una cavidad cardíaca. Un trombo en movimiento recibe el nombre de émbolo.

Son diversas las causas y con frecuencia actúan de una forma simultánea. Las más importantes son las tres siguientes: alteraciones en el endotelio, o sea la capa interna de los vasos sanguíneos; pérdida de velocidad de la corriente sanguínea; y trastornos en la composición de la sangre, con aumento de la viscosidad.

Los factores que favorecen la aparición de trombosis son, principalmente, los que se citan a continuación: insuficiencia cardíaca, infarto, varices en las extremidades Inferiores, inmovillzación de éstas por escayolado, vendajes, cirugía, etc., intervenciones quirúrgicas, puerperio y ciertos tumores malignos.

Las trombosis se dividen en arteriales y venosas. En las primeras se interrumpe la aportación de sangre en la arteria afectada, lo que provoca una isquemia, es decir, muerte celular, necrosis o infarto de la zona afectada.

En las trombosis venosas se impide el retorno sanguíneo a través de la vena ocluida, con lo que se provoca una acumulación de sangre, congestión y edema o hinchazón del área afectada.

Los síntomas son muy variables y dependen del lugar en el que aparezca el trombo, de su tamaño, del tipo de vaso sanguíneo afectado y de la posibilidad de que se establezca o no una circulación colateral.

Las trombosis venosas se dan con mayor frecuencia en las extremidades inferiores. Originan dolor, enrojecimiento y calor en la zona afectada, así como hinchazón de ésta. Uno de los principales problemas que conllevan las trombosis venosas profundas es el desprendimiento del trombo y su desplazamiento por el flujo sanguíneo, lo que produce su enervamiento en la circulación pulmonar (embolia pulmonar).

La trombosis femoral es una complicación que se da a veces tras intervenciones quirúrgicas de la pelvis, o después de un parto. Consiste en la formación de un coágulo de sangre, es decir, un trombo, en la vena femoral, o en la Ilíaca, que obstruye el libre paso de la sangre, lo que origina dolor e hinchazón de la extremidad afectada. Si la obstrucción es importante, la pared de la vena se dilata y pierde su natural estructura. Este proceso provoca una alteración definitiva de las válvulas venosas, que son las encargadas de ayudar a que la sangre circule en dirección al corazón.

Por lo tanto, el trastorno persiste una vez curada la tromboflebitis. La trombosis de la vena femoral reviste consecuencias más graves que las de las venas de la pantorrilla, ya que la sangre que recoge y empuja hacia el corazón es mucho más abundante. SI se altera su función aparecen los síntomas de una seria insuficiencia venosa: hinchazón, sensación de pesadez, dolor, etc. Estos trastornos perduran a menudo toda la vida. .

Cuando la trombosis tiene carácter arterial, que principalmente se da en las extremidades, provoca intenso dolor, palidez y pérdida de la función del miembro de que se trate. Si se presenta en el cerebro origina cuadros más o menos graves de pérdida de consciencia, parálisis de alguna parte del cuerpo, dificultad en el habla, etc.

Si la trombosis tiene lugar en las arterias coronarlas causa una angina de pecho o un infarto de miocardio.

Es importante observar que la trombosis de las arterias cerebrales aparece a veces en personas que nunca habían presentado anteriormente el menor síntoma clínico. De cualquier forma, son más frecuentes en las que padecen determinados trastornos: alteraciones de la coagulación de la sangre, elevada tasa de colesterol, diabetes, arteriosclerosis, tensión arterial alta, etc.

La gravedad y el pronóstico de la trombosis cerebral dependen de la arteria en que se haya formado el trombo, así como de la zona del cerebro que resulte afectada. En las mencionadas trombosis es posible que los síntomas aparezcan bruscamente o de forma gradual, en el transcurso de unas horas

Remedios caseros

A continuación se presenta una serie de remedios naturales los cuales tienen como fin prevenir la aparición de la trombosis

Remedio para la trombosis #1: Hervir 60 g de agrimonia y 60 g de cardo mariano  en 2 litros de agua hasta reducir a 1 litro, colar y verter sobre 20 g de orégano. Tapar y dejar en infusión durante 15 minutos, colar y distribuir en 6 partes a tomar en 3 días, a razón de 2 veces diarias, durante 12 días consecutivos.

Remedio para la trombosis #2: Hervir 100 g de rizoma de grama de las boticas y 100 g de hojas de llantén mayor en 2 litros de agua hasta reducir a 1 litro, colar y verter sobre:25 g de aspérula olorosa.  Tapar y dejar en infusión durante 10 minutos, colar y repartir en 6 partes a tomar en 3 días a razón de 2 veces diarias, durante 12 días.

Remedio para la trombosis #3: Verter 60 g de cardo mariano y 40 g de flores de maravilla en 2 litros de agua hasta reducir a 1 litro, colar y tomar a lo largo del día.:

Remedio para la trombosis #4 Hervir 30 g de milenrama,  30 g de hojas de hamamelis y 20 g de agallas de ciprés en un litro de agua durante 10 minutos, colar y distribuir en 6 partes a tomar en 3 días, a razón de 2 veces diarias, durante 12 a 15 días.

Recomendaciones

Como la trombosis puede causar un accidente vascular cerebral, resulta conveniente saber cómo actuar si se presenta un caso:

En caso de aparición de convulsiones

  • Evitar que el enfermo se muerda la lengua; para ello se introduce algún objeto duro -¡nunca los dedos!- entre sus dientes, sin dañar el interior de la boca.
  • Si las convulsiones no cesan en pocos minutos, trasladar rápidamente al paciente a un centro hospitalario dotado de servicio de urgencias.
  • Procurar que el enfermo no se lesione a causa de movimientos bruscos o en el traslado al hospital.

En caso de producirse súbitamente pérdida de conciencia seguida de coma

  • Mantener libres las vías respiratorias del enfermo.
  • Abstenerse de darle líquidos o medicamentos por la boca.
  • Trasladar al paciente a un centro hospitalario dotado de servicio de urgencias.s.

Si la persona sufre de trombosis, luego de superado el percance agudo, debe Iniciarse ejercicios de rehabilitación con el fin de recuperar al máximo las funciones alteradas: movilidad de las piernas, trastornos del habla, etc.

Comments

comments