Los sectores de Santo Domingo Este y Norte sufren apagones

La inactividad de la unidad uno de la Central Termoeléctrica Punta Catalina debido a mantenimiento y la llegada del verano han exacerbado la escasez de suministro y la ineficacia de las compañías distribuidoras.

Cada año ocurre lo mismo: diversos sectores de los principales municipios de Santo Domingo comienzan a sufrir prolongados apagones, en medio de una alta demanda de energía eléctrica y una ola de calor implacable.

Ayer, se recopilaron varias quejas de residentes de los sectores de Villa Mella y Sábana Perdida, ubicados en el municipio de Santo Domingo Norte, así como de Alma Rosa y Lucerna del Mar, cerca del Hipódromo, en Santo Domingo Este.

La voz de los vecinos

Al preguntarles sobre el comportamiento del suministro eléctrico en sus sectores, los vecinos respondieron sin rodeos: «Nos está llevando quien nos trajo con esta situación de los apagones. Esto está fuerte; la luz no deja a uno tranquilo», imploró Juana de la Cruz, residente del sector Lucerna del Mar.

El servicio eléctrico puede fallar en cualquier momento, ya que, según Juana, los cortes se producen tanto en la mañana, en la tarde, como en la noche.

«Uno vive pagando facturas caras y, lamentablemente, no puede tener la tranquilidad que necesita ni un servicio como debe ser. La luz se va dos, tres, cuatro y hasta cinco veces en media hora. Eso no es justo, es un abuso», sentenció Juana.

En el sector Colonia de los Doctores, en Villa Mella, los apagones se han intensificado hasta el punto de que, según vecinos, el servicio eléctrico suele suspenderse hasta por siete horas en un día.

“Es un castigo: todos los días se va la luz, o parece un ‘arbolito’, porque va y viene. Prácticamente nos están dando de seis a ocho horas de energía eléctrica, y muchas no son continuas. Eso es una pena, porque las facturas no bajan, al contrario, cada vez las envían más caras”, comentó en tono molesto una residente que prefirió no revelar su nombre.

El barrio Sábana Perdida también ha experimentado el mismo problema. Allí, según Rosa Vicente, la luz “se está yendo con mucha frecuencia”.

Vicente ha llegado a la conclusión de que están “tumbando los circuitos eléctricos”, porque, al reportar el problema, la Empresa Distribuidora de Electricidad del Este (EDEEste) le respondió que su circuito no ha presentado “ninguna avería”.

Factores que inciden

En esta ocasión, hay dos factores que podrían incidir directamente en los continuos apagones: primero, la salida de la unidad uno de la Central Termoeléctrica Punta Catalina por mantenimiento, cuya duración es de 40 días; y la llegada del verano (previsto a iniciar el 20 de junio), una temporada del año en la que los días suelen ser más calurosos.

Punta Catalina, una de las plantas más importantes del sector energético del país, está compuesta por dos unidades que generan 720 megavatios (MW). Sin embargo, ante la salida de la unidad uno el pasado lunes 10, se ha dejado de producir 350 MW, según el gerente general del Organismo Coordinador del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (OC-SENI), Manuel López.

López también anticipó que en agosto se esperan nuevos picos en la demanda eléctrica, ya que ese mes “es el más caluroso” del año.

A pesar de las constantes quejas y denuncias que han circulado en las últimas semanas en redes sociales, el ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, ha asegurado: “Las últimas encuestas que se han hecho dicen que para la población el problema de los apagones eléctricos es de 0%, 1% o 2% de preocupación”.

“Es decir, ha habido una mejoría sustancial. Hay más energía en la red. La gente tiene más energía en su casa y eso genera una situación de mayor libertad. Naturalmente hay retos y necesidades, pero estamos avanzando”, declaró el ministro a los periodistas el pasado martes 11, después de participar en un seminario.

Haina

En los Bajos de Haina, específicamente en el sector Paraíso de Dios, provincia San Cristóbal, a unos 17 kilómetros del centro de la Ciudad, Santo Domingo, los apagones han frustrado la tranquilidad de los residentes.

“Es increíble, pero cierto, que se vaya la luz y duramos ocho horas con un apagón. No es fácil vivir esta situación. Todo se nos daña en la nevera: los vegetales, los jugos, las frutas”, expresó Melisa Espino.

Delincuencia

Las personas consultadas por este diario también coincidieron en que los constantes apagones en horas de la noche podrían incitar actos delictivos debido a la falta de iluminación en las calles.

“Le están dando cabida a los delincuentes”, subrayó Solanyi Aquino Florentino, residente del sector Colonia de los Doctores.

Fecha de Publicación: 14 junio, 2024