Estudiantes cipoleños diseñaron un satélite y fueron reconocidos por la CANSAT

Alumnos del CET N° 30 diseñaron, en tres semanas, un satélite a escala del tamaño de una lata de gaseosa y recibieron una mención de honor, distinguiéndose así entre más de 900 participantes de todo el país.

Tiziana Perfumo Bouzon fue la impulsora de ser parte de CANSAT; una iniciativa internacional, impulsada por varias agencias espaciales del mundo, entre ellas: la NASA (EEUU) y la ESA (Europa), que propone a estudiantes construir una carga útil, cuyo tamaño no supere al de una lata de gaseosa, y lanzarla en un cohete hasta una altitud aproximada de un kilómetro. De allí, el término CAN (lata) y SAT (satélite), por sus siglas en inglés.

CANSAT Argentina se propone reproducir a escala todo el proceso por el cual se diseña, construye, prueba, lanza y opera un satélite.

Durante tres semanas, Tiziana Perfumo Bouzon, Valentino Sario, Luka Hugon y Francisco González, estudiantes del CET 30 de la ciudad de Cipolletti trabajaron en este proyecto con la coordinación de la docente de informática Mirta Urrutia.

Un satélite con sello argentino

El proyecto debía tener un nombre propio y fue así que decidieron nombrarlo MESSI. La sigla engloba los conceptos: Misión- Espacial- Satélite- Sur- Init.

Una de las exigencias es que el satélite no pierda comunicación con la Tierra. Por ende, debe mantener la misma mediante un lenguaje que permita programar componentes y otro sistema de transmisión de datos.

Respecto de los pasos a seguir, la primera etapa constó de la capacitación de los integrantes del grupo para poder cumplir con los requisitos. Fue de carácter virtual y obligatorio. Luego, tuvieron que enviar por escrito el proyecto y, posteriormente, fueron evaluados.

Además, Urrutia especificó que la misión primaria era crear este satélite y que tras el contacto con la estación terrestre se deben obtener y transmitir los datos de presión, humedad y temperatura, al menos una vez por segundo. Lo que debería hacer el equipo es la conexión y programación, realizando una telemetría de los datos censados.

Pese a no pasar la tercera etapa y no recibir el kit, piensan en armarlo y probarlo. «La posibilidad de construirlo existe, pero de probarlo es más difícil porque necesitamos alcanzar 300 metros de altura. Sin embargo, no nos damos por vencidos y vamos a intentarlo».

Cabe destacar que no es la primera vez que estudiantes rionegrinos consiguen reconocimiento en el ámbito educativo y este caso, no fue la excepción ya que lograron distinguirse en esta competencia impulsada desde la CONAE Argentina y el Ministerio de Ciencias y Tecnología de la Nación, como el único colegio público de Río Negro que tuvo su mención de honor por este hito.

Además, el intendente Claudio Di Tella se comprometió a acompañar esta iniciativa en lo económico financiando la construcción del artefacto que, según los valores actuales, rondaría en los $70.000.

El proyecto en detalle puede conocerse ingresando en: https://cansatmessi.francis.ar/

Contenido provisto por: Daniela Parra 28 julio, 2022