Payogasta, el encantador pueblo de Salta que se tiñe de rojo

En el vasto mapa del turismo argentino, hay destinos que deslumbran por su belleza natural y su rica historia. Uno de estos tesoros escondidos es Payogasta, un pequeño pueblo en Salta que ha estado cautivando a los viajeros con su encanto singular.

Ubicado en el kilómetro 4.520 de la legendaria Ruta Nacional 40, Payogasta se erige como una parada imprescindible para aquellos aventureros que recorren esta emblemática ruta que atraviesa el país de sur a norte. Este pintoresco pueblo, hogar de aproximadamente 400 habitantes, se destaca por su impactante suelo teñido de rojo, un fenómeno causado por la próspera producción de pimientos que lo caracteriza. Es en el otoño cuando este paisaje adquiere su máximo esplendor, con los cerros cubiertos de pimientos secándose al sol, creando una vista simplemente espectacular.

Sin embargo, la belleza de Payogasta va más allá de su paisaje pintoresco. Sus arroyos cristalinos y las impresionantes vistas de los cerros que lo rodean ofrecen un escenario perfecto para los amantes de la naturaleza y los buscadores de tranquilidad. Además, este encantador pueblo tiene un valor histórico significativo, ya que fue el lugar de nacimiento de Victorino De la Plaza, un ex presidente de Argentina.

Pero ¿qué más puede ofrecer este rincón escondido en el noroeste argentino? Payogasta cuenta con diversas atracciones que deleitarán a los visitantes:

  • Parque Nacional Los Cardones: Protegiendo una variedad de ecosistemas, este parque es el hogar de los majestuosos y antiguos cardones, cuya presencia añade un toque de magia al paisaje.
  • Piedra del Molino: Este mirador, ubicado a 3.348 metros sobre el nivel del mar, es un punto histórico de interés y ofrece vistas panorámicas impresionantes del valle.
  • Valle Encantado: Con su entrada en el kilómetro 62 de la Ruta Provincial Nº33, este valle invita a los visitantes a explorar su belleza natural a través de senderos peatonales y disfrutar de la serenidad del entorno.
  • Ojo de Cóndor: Situado en la recta del Tin Tin, este punto de observación ofrece la oportunidad de avistar la majestuosa ave andina en su hábitat natural.

Además de estas atracciones, los viajeros pueden deleitarse con la experiencia única de visitar los secaderos de pimientos, donde la producción de pimentón y otras especias es una actividad económica vital para la zona. Durante los meses de febrero a mayo, los campos se convierten en un mar de rojo, creando un paisaje impresionante que no se puede encontrar en ningún otro lugar.

Para aquellos que deseen explorar este tesoro escondido, llegar a Payogasta es parte de la aventura. Desde Salta, los viajeros pueden tomar la Ruta Nacional 68 hasta Chicoana y luego seguir por la pintoresca Ruta Provincial 33, que atraviesa la Quebrada de Escoipe y la famosa Cuesta del Obispo, antes de llegar a este encantador pueblo. Ya sea en auto, en micros o incluso en avión desde Buenos Aires, la travesía hacia Payogasta promete ser una experiencia inolvidable para todos los que buscan descubrir la belleza y la autenticidad de Argentina.

Fecha de Publicación: 11 junio, 2024