Carlos Fernández: «En Oberá trabajamos para cambiar la idea de que la política es mala»

El Intendente de la ciudad misionera continúa con la gestión de obras y la reactivación del turismo, mientras que monitorea los casos de coronavirus.

El doctor Carlos Fernández transita el segundo mandato en Oberá, Misiones. Allí, la pandemia del coronavirus no fue tan traumática. Las medidas preventivas tomadas a tiempo y las propias características socioeconómicas de la ciudad ayudaron a evitar el caos. Hoy, cuenta con 57 casos activos de Covid-19 y un deceso desde iniciada la pandemia. La situación está controlada, pero en el último tiempo la suba de casos ha sido bastante grande.

«En el comienzo de la pandemia hemos sido muy estrictos. Pusimos circulación por terminación de número de documento y hemos llegado al mes de diciembre muy bien. A partir de allí, el humor de la gente fue empeorando y se tomaron más libertades», resumió el intendente Carlos Fernández a Noticias d.

En materia económica, la ciudad no sufrió consecuencias graves. «Estuvimos muy bien porque nuestros productos esenciales, que son el té, la yerba, el tabaco y la madera han funcionado satisfactoriamente. Al principio, estuvo parada la actividad, pero inmediatamente se reanudó la exportación y la cosecha de yerba ha sido muy buena. Luego, en lo social, con la ayuda del Estado nacional y provincial, pudimos controlarlo«, comentó Fernández.

«A la provincia entera nos ayudó económicamente el cierre de fronteras. Se evitó la fuga de grandes capitales en forma diaria. Ojalá se siga manteniendo un tiempo largo porque va a ayudar a que la economía local siga circulando. Hemos andado muy bien comparativamente con otros lugares», afirmó el intendente.

Al ser consultado por el acatamiento de la población a la cuarentena, sostuvo: «El acatamiento ha sido prácticamente del 100% de la población. A partir de noviembre en adelante, comenzó un disgusto general y la necesidad de la movilización. Eso provocó que en diciembre y enero, lamentablemente, tuviéramos más cantidad de casos».

Obras en Oberá

La obra pública sí tuvo un freno. El parate duró hasta agosto, cuando se retomó la actividad. «Fundamentalmente, las obras de mejoramiento de los caminos hacia las colonias, obras de cordón cuneta, empedrado, asfaltado y hemos avanzado también en la colocación de luminarias LED», detalló el jefe comunal.

La pandemia obligó también a cambios estructurales en la ciudad, relativos a las nuevas tecnologías. «Esto nos permitió repensar y modernizar gran parte del atraso de las normas de atención al cliente. Hoy, digitalizamos todo. Inauguramos pagos digitales como el pago de patentes online, todo para que el contribuyente no tenga que movilizarse. Ha sido el logro más importante que hemos tenido, poder brindarle a la ciudadanía algo distinto y nuevo para muchos», afirmó Fernández.

La apuesta turística y el cuidado del medio ambiente

El turismo interno se encuentra habilitado desde de diciembre y las autoridades esperan que en esta temporada y en todo el 2021 muchas personas puedan conocer las bellezas de Oberá. «Gracias al turismo interno hemos tenido el 70% de ocupación hotelera los fines de semana y feriados. La pandemia nos permitió poner en marcha la página de turismo de Oberá, donde se puede encontrar toda la información necesaria para el turista», aseguró el intendente.

Oberá posee la Fiesta Nacional del Inmigrante -única en el país y compuesta por 16 colectividades- que se realiza en septiembre, durante 10 días corridos. Asimismo, se encuentra el Salto Berrondo, un salto natural con piletas naturales, parrillas, canchas de futbol, un lago para prácticas acuáticas, etc. «Hay varios puntos para recorrer dentro de la provincia. Estamos cerca de las Ruinas de San Ignacio, los Saltos del Moconá, las Cataratas del Iguazú y la Reserva Yabotí. Además, somos la única ciudad que tenemos termas, a través de una perforación al acuífero guaraní. Es totalmente diferente a otras termas que se puedan conocer en el país porque estamos en medio de una zona boscosa de arboledas muy grandes», describió el jefe comunal.

Al ser consultado por las medidas que toman desde el municipio para ayudar a la preservación del medio ambiente, el Intendente sostuvo que se encuentran trabajando fuertemente en la clasificación de residuos. «Tenemos ciudades enteras que en la Navidad se visten con botellas recicladas y adornan sus calles. Esta es una iniciativa muy linda e interesante», contó y agregó: «Además, fuimos la primera ciudad de la provincia que firmamos un convenio con la ONU, en el marco de las políticas públicas para el desarrollo sostenible, para poner en práctica los 17 Objetivos de Desarrollo Sustentable. Cuidamos mucho nuestra flora, fauna y diferentes reservas».

Cambiar la mala política

Carlos Fernández tiene 60 años, es médico pediatra y, aunque debió dejar la medicina a un costado para dedicarse a la política, sigue realizando consultas por teléfono. «Es algo atípico porque nunca me había involucrado en la política y tenía la idea de que era mala. Por eso, me dediqué a mi atención hospitalaria y mi consultorio privado en Oberá. Pero sin darte cuenta, siendo médico, estás haciendo política porque influenciás mucho», comparó.

Luego de un tiempo, la convocatoria para participar en política llegó. «El gobierno provincial actual, conducido por Oscar Ahuad, me invitó a colaborar. Primero, no quería, pero después dije: ‘Bueno, ¿qué necesitan?’ y entré como candidato a concejal. Fui electo y luego me postulé directamente para la intendencia. Ya estamos cumpliendo el segundo mandato, con un acompañamiento del 70% de los votos«, recordó.

«En nuestro espacio político, el Frente Renovador, hemos juntado radicales, peronistas e independientes. Yo mismo me consideraba un independiente y hoy acompaño desde mi formación y punto de vista», planteó Fernández.

El intendente destacó también a su equipo de trabajo. «Son jóvenes. Algunos, hasta pacientes míos, que no vienen de la política, sino que se involucraron en el proyecto. Se han dedicado a trabajar, pensar y repensar cómo cambiar esa idea de que los políticos son todos corruptos y la política es mala. Estoy muy contento y agradecido a este equipo», remarcó.

Finalmente, agradeció a «la gente que confió en mí y que a pesar de tener errores o diferencias siempre apostamos al diálogo y a las transformaciones en conjunto». «Tenemos que estar todos unidos porque si no lo estamos, es muy difícil que logremos los objetivos que tenemos. Creo que al país le falta unidad de criterio y que los políticos dejen de discutir en la TV, se sienten aparte y lean las conclusiones de los debates internamente para no confundir a la gente», concluyó.

Santa Fe