Roberto Righi: «Soy Intendente, pero un vecino más; Roberto para la gente»

El jefe comunal lidera el departamento mendocino de Lavalle hace más de 20 años. Con la pandemia bajo control, avanza con gestión de obras y reclamos al gobierno provincial.

A casi un año de asumir su quinto mandato consecutivo al frente de Lavalle, el intendente Roberto Righi vive un 2020 inédito y extraordinario, ya transitando el noveno mes de pandemia. «Para nosotros es todo nuevo y estamos transitando el camino de la mejor manera posible. Hoy Lavalle está liberado de las fases y no hay que hacer cuarentena, pero descubrimos que por más que cerremos todo, si el departamento vecino no lo hace, no sirve de nada», explicó.

El jefe comunal informó que está permanentemente en contacto con las autoridades de las localidades cercanas y pudo evitar el regreso a fase 1. En diálogo con Noticias d, destacó la colaboración de los vecinos en el acatamiento de las normas tanto nacionales como provinciales y se lamentó por las muertes: «La gente es solidaria y atenta con los contagiados, incluso llevando alimento a los aislados. Tenemos que trabajar todos juntos y alineados con los protocolos del gobierno provincial».

Se informa que a la fecha 16/11/2020, el Departamento de Lavalle cuenta con: ✅…

Publicado por Area Sanitaria Lavalle en Martes, 17 de noviembre de 2020

Desde principios de septiembre, el departamento vive una suerte de nueva normalidad. Por ejemplo, los gastronómicos volvieron a funcionar después de varias semanas cerrados o trabajando con las mesas en las veredas y se habilitó el turismo interno, a excepción de la zona del Secano. Y el paso a DISPO desde hace diez días permitió más flexibilización.

Durante la cuarentena que dispuso el gobierno nacional, el municipio trabajó ininterrumpidamente con turnos intercalados de grupos de empleados para seguir en funcionamiento. Y Righi insistió con las disposiciones del distanciamiento social, el uso de barbijo y el lavado de manos permanentemente.

Gestión en pandemia

Si bien hubo un parate en casi todas las áreas, la actividad económica ha seguido funcionando casi normalmente, como la agricultura. Otros rubros como boliches bailables y salones de fiesta que son pocos están cerrados. «No sabemos hasta cuándo vamos a tener el virus en circulación y qué va a pasar con la vacuna, pero los comercios que se han visto perjudicados económicamente los hemos eximido del pago de la tasa municipal y de servicios», afirmó el Intendente, quien trabajó en este beneficio junto a los concejales de todos los partidos.

Righi afirmó que «es hora de reestructurar los Estados para solucionar los problemas de la gente». Además, reveló que tiene contacto permanente con autoridades del Ejecutivo Nacional, pero mantiene diferencias con el gobernador Rodolfo Suarez: «La relación con el gobierno provincial es poca y la gestión es nula». Afirmó que tienen obras empezadas hace seis años y fueron abandonadas, y también hay problemas con la empresa prestadora de agua y la electricidad.

DAÑOS EN LAVALLE POR EL GRANIZO La tormenta de ayer jueves por la tarde afectó gran parte nuestra zona productiva. Dejó…

Publicado por Roberto Righi en Viernes, 13 de noviembre de 2020

«No hay una actitud de trabajar del Gobernador para los lugares retirados más allá del Gran Mendoza. Esto comenzó en la época de Alfredo Cornejo. Siempre tuvimos una buena convivencia con todos los gobernadores, pero nos exigían que apoyemos los pedidos del ejecutivo y pagamos las consecuencias. Lo que vivimos en los últimos años es que pusieron plata en donde hay más gente, pero se dejó sin nada a departamentos alejados«, cuestionó el jefe comunal.

La pandemia dejó al descubierto varias problemáticas, entre ellas la educativa y la conexión a Internet. «La educación es compleja porque tenemos muchas zonas diversas como rurales y urbanas y no hay conectividad en todos lados. Los maestros han hecho de todo para llegar a los alumnos, desde clases por Zoom a llevar los cuadernillos con las tareas y comida a los alumnos que están imposibilitados de conectarse», afirmó el Intendente a Noticias d.

Y agregó que los chicos de todo el departamento estuvieron contenidos por los docentes desde el principio de la cuarentena. «Los maestros han puesto lo mejor para llegar a sus alumnos, han trabajado más que antes», recalcó. La falta de conectividad «es el problema más grande que tuvimos en todo el territorio. Queremos llegar a todos los rincones, pero los costos de la fibra óptica son muy importantes«, justificó Righi y aseguró que el municipio no puede costear la inversión.

Por otro lado, destacó el proyecto relacionado a la impermeabilización de canales de riego que, a través del trabajo en conjunto con legisladores nacionales mendocinos -con una mención particular para el diputado José Luis Ramón-, lograron incorporar al Presupuesto 2021.

Además se avanza la reactivación ferroviaria para el secano lavallino porque el denominado «Tren de las Arenas» también fue incluido en los planes de obras de la Nación, para así poder incentivar el desarrollo productivo y turístico del lugar.

OBRAS HIDRICAS PARA EL DESARROLLO A través del trabajo en conjunto con Legisladores Nacionales logramos incorporar al…

Publicado por Roberto Righi en Lunes, 2 de noviembre de 2020

El sector vitivinícola

El gobierno de Mendoza confirmó que la Fiesta de la Vendimia se realizará en forma virtual y Righi analizó la situación municipal: «La vitivinicultura está pasando un momento pésimo con el valor del producto. Hay un monopolio que perjudica al productor primario que la está pasando muy mal. Al ver esto estoy pensando en no realizar la Fiesta de la Vendimia por la pandemia porque no hay producción. Le pagan 15 pesos el litro de vino y al productor no le alcanza para nada».

Y agregó en diálogo con Noticias d: «No me entusiasma hacer la fiesta este año». Se suspendieron todas las fiestas programadas como El Festival del Melón y la Sandía, la Fiesta del Cosechador, el Encuentro de Culturas Aborígenes, la Fiesta de la Asunción y el Encuentro de Apicultores entre otras. Al menos, para el sector, hubo un logro histórico en materia de derechos a partir de un proyecto de jubilaciones de la senadora mendocina del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti.

Ser Intendente

Righi asumió formalmente la intendencia en 2001 cuando tenía 29 años, después de la muerte de Carlos Masoero. Completó los dos años de la gestión de «Carlitos», como lo llamaba afectivamente, y después la gente avaló su gestión por años, ganando las elecciones con muy buenos porcentajes. Ahora, transita su quinto mandato consecutivo.

«Vamos a ver si es mi último mandato o vuelvo al negocio familiar que es la vitivinicultura, la tradición de mi abuelo y mi padre. Me levanto de la cama pensando qué voy a hacer hoy y mañana, y lo que falta. Lamentablemente uno no disfruta de lo realizado y eso está mal porque siempre piensa en lo que queda por hacer«, resumió el Intendente.

Y agregó: «Uno se siente frustrado porque hay familias que no tienen agua y esa solución depende del gobierno provincial. La gente reclama al Intendente y ninguna de esas prioridades depende del municipio», por lo que propuso municipalizar hasta la salud para que se haga cargo la gestión que votó la gente localmente.

Militante peronista, siempre trabajó en el Partido Justicialista. «Con Carlos Masoero golpeamos todas las puertas de las casas para que nos apoyen y ganamos las elecciones», recordó. «Este en un pueblo que nos conocemos de toda la vida. Soy intendente, pero soy un vecino más. Soy Roberto para la gente», dijo emocionado a Noticias d.

A Righi le gusta andar en bicicleta con su hijo Franco, aunque confesó que el adolescente se aburre con él «porque anda lento». Con su hija Antonella comparte la pasión por la política y lo acompaña a los actos y en algunos momentos de la gestión. «La política no te da tiempo para compartir con la familia, pero la pandemia nos acercó«, destacó el jefe comunal, mirando el lado positivo de lo que va dejando la pandemia.

Santa Fe