La enfermedad inflamatoria intestinal afecta a más de 35 mil argentinos

Salud y Ciencia

Estas afecciones crónicas se caracterizan por producir procesos inflamatorios en el tubo digestivo, con gran impacto en el intestino grueso. ¿Cuáles son sus síntomas y tratamientos?

Aunque su origen aún se desconoce, la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) afecta a alrededor de 35 mil argentinos y se trata de un conjunto de afecciones crónicas.

Esta enfermedad se caracteriza por producir un proceso inflamatorio en el tubo digestivo, que tiene una gran incidencia en el intestino grueso.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • El dolor abdominal.
  • La pérdida de peso.
  • La diarrea con sangre.
  • La incontinencia permanente.
  • El cansancio.
  • La fiebre o febrícula.
  • La obstrucción intestinal.
  • La aparición de fístulas (Hablamos de «comunicaciones anormales» entre las porciones del intestino o en su conexión con otros órganos).

También es posible que se desarrollen manifestaciones autoinmunes en las articulaciones, en la piel, en los ojos o en el hígado, entre otras. Muchos de estos signos afectan verdaderamente la calidad de vida y la salud de los pacientes.

Los posibles tratamientos

Recientemente se desarrolló en Mendoza el Congreso Argentino de Gastroenterología y Endoscopía Digestiva, en el que se habló de las principales novedades científicas en el abordaje de la colitis ulcerosa y de la enfermedad de Crohn, dos de las principales afecciones que se engloban dentro de la EII.

En primer lugar, estamos hablando de una afección en el intestino grueso desde su fragmento más inferior, que se extiende hacia arriba en forma continua. La enfermedad de Crohn, por su parte, puede comprometer una o más porciones del intestino delgado, del colon y, en algunos casos, del tubo digestivo.

En esta línea, la gastroenteróloga del Hospital Lagomaggiore de Mendoza, Lucrecia Koll, expresó a NA: «Si bien aún no se ha hallado una cura para estas condiciones, existen distintos tratamientos que contribuyen a que los pacientes puedan tener una mejor calidad de vida. Estas enfermedades pueden ser muy discapacitantes, ya que producen una afectación significativa de las actividades diarias».

Por su parte, el profesor Stefan Schreiber del Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Kiel, Alemania, explicó que en general la enfermedad inflamatoria intestinal se caracteriza por las necesidades insatisfechas: «por eso es muy importante que se desarrollen más opciones terapéuticas para los pacientes».

Además, Schreiber habló de la importancia del trabajo personalizado e interdisciplinario en los tratamientos. «Debemos identificar la interacción entre las distintas terapias para comprender cuál es mejor para cada uno», sintetizó.

¿En quiénes se presenta mayoritariamente?

La franja etaria comprendida entre los 20 y los 30 años es la más proclive a presentar este tipo de afecciones. El factor a considerar es que en esta etapa muchos podrían encontrarse en etapa reproductiva, cursando estudios o trabajando y la condición podría transformarse en un obstáculo muy grande.

Sin embargo, es menester mencionar que un buen diagnóstico sumado a un buen manejo de la enfermedad, podría hacer que sus signos y síntomas se reduzcan significativamente.

«Es importante que los pacientes no se acostumbren a una pobre calidad de vida, sino que acudan al especialista para resolver sus síntomas. En ocasiones los minimizan o lo asocian con su dieta, pero recomendamos realizarse los estudios que correspondan para arribar a un diagnóstico y su respectivo tratamiento», dijo la doctora Koll.

Cabe destacar que existen diferentes alternativas terapéuticas para abordar la EII, según la severidad de la condición, la enfermedad particular y las características del paciente. Afortunadamente, cada vez se están desarrollando más medicamentos con elevada eficacia y grandes perfiles de seguridad.

Contenido provisto por: Nuria Pacheco Sánchez 2 octubre, 2019