La cercanía de las elecciones internas prácticamente eclipsa todos los demás temas

A pesar de los cruces y las declaraciones contundentes de los candidatos, aún hay espacio para preocuparse por el lento crecimiento económico.

La campaña hacia las internas entra en su fase final. Lo que antes eran buenos modales ha dado paso a planteamientos más directos y declaraciones más contundentes. En la interna del Frente Amplio, Carolina Cosse ha decidido abordar un tema sensible: ha ingresado al terreno de las encuestas, las cuales comparan, entre otras cosas, qué candidato tiene mejor posicionamiento para disputar las elecciones de octubre frente a la coalición oficialista.

En la recta final de la campaña interna, Carolina Cosse ha desafiado la percepción predominante que favorece a Yamandú Orsi como el candidato con mayores posibilidades, respaldado por las encuestas. Comparó su situación con la de Pepe Mujica en 2009, cuando muchos subestimaron su potencial frente a Danilo Astori, quien era visto como un garante seguro de la victoria. En aquella interna, Mujica sorprendió al derrotar a Astori y luego ganó la Presidencia en segunda vuelta con un amplio margen.

Sin embargo, algunos analistas consideran que la comparación es un tanto forzada. Una politóloga opinó que Cosse parece estar intentando refutar su propio argumento anteriormente utilizado por Mujica en su contra, sobre su falta de llegada, especialmente en el interior del país. Aunque el golpe mediático puede tener efecto, es claro que Cosse y Mujica tienen perfiles y popularidades muy diferentes. La comparación relevante, según ella, debería ser con Orsi, destacando tanto su perfil profesional como su experiencia en gestión, aunque reconoce que Orsi también posee credenciales sólidas.

Cambio el tono de la campaña del Partido Colorado

Un militante de Gabriel Gurméndez expresó optimismo sobre las posibilidades de su partido, destacando que una vez elegido el candidato competirán con los blancos.

Aunque reconocen que su base electoral no es muy amplia, confían en que un candidato con un buen perfil puede ser atractivo para el electorado en general. Mencionó a Álvaro Delgado como el probable candidato blanco, subrayando su desempeño en la campaña, a pesar de los desafíos evidentes. Además, enfatizó que en política no siempre gana el favorito inicial, sugiriendo que los colorados tienen una oportunidad real en la contienda electoral.

El periodista lanzó una pregunta contundente: «Entonces, ¿el que gana, gana?» El militante respondió con precaución, elevando un poco la voz para hacerse escuchar sobre el ruido del público: «Todos estamos convencidos de que esa es la mejor fórmula y la más legítima. Pero debes recordar que la fórmula presidencial la elige la Convención Nacional del partido, que surge de la elección interna. El riesgo que corremos es que el candidato ganador tenga un porcentaje relativamente bajo del total, y el voto esté muy dividido», explicó. La incertidumbre se mantendrá hasta el 30 de junio.

Preocupación

Más allá de la intensidad de la campaña electoral y las energías positivas que siempre generan las movilizaciones políticas, hay una preocupación creciente, no solo a nivel del gobierno. Aunque la economía ha comenzado el año con crecimiento, el déficit fiscal se sitúa en un 4,2% del PIB para el dato anual hasta abril. «Si eso no se corrige, el próximo Gobierno se verá obligado a realizar un ajuste fiscal o medidas similares, aunque seguramente no lo presenten así», comentó entre risas un operador financiero a un economista amigo en la Ciudad Vieja.

El economista bromeó: «¿Empezaremos a escuchar eufemismos medio tragicómicos? Algo como ‘racionalización paulatina’, o ‘reformulación de gastos’, o ‘contención sostenible’. ¡Jaja!». «Esa última me gustó», interrumpió su amigo mientras pedía un capuchino. «No sé si será necesario hacer un ajuste, pero es seguro que no hay margen para aumentos significativos del gasto; espero que cualquier nuevo gobierno lo comprenda», añadió.

Ministro

El diálogo surgió durante un viaje de periodistas uruguayos invitados por JetSmart y Villa Labrador para una estadía en Bariloche, con motivo de la inauguración del puente aéreo Buenos Aires-Montevideo.

Entre los invitados se discutió sobre posibles jerarcas para la futura administración en la cartera de turismo. «Si el oficialismo se mantiene, Remo Monzeglio es una figura segura. Ha sido un líder indiscutible en el sector, participando activamente en la articulación de las políticas turísticas, más allá de los ministros», comentó un empresario del sector que formaba parte de la delegación.

«En el caso de la izquierda, hay varias figuras con trayectoria como el equipo Kechichián-Liberoff. También se menciona a Antonio Carámbula, todos ellos con experiencia en el Ministerio durante las administraciones frentistas», recordó. «Carámbula también ha trabajado en Uruguay XXI y actualmente es consultor de empresas, un perfil muy adecuado si se busca dinamizar el sector turístico, crucial para la economía», añadió un agente de viajes que revisaba folletos turísticos argentinos.

Una cordobesa que formaba parte del grupo preguntó si había alguna preferencia dentro del sector de Yamandú Orsi. «No se puede descartar a Horacio Yanes, quien ha colaborado con Orsi en la Dirección de Turismo de la Intendencia canaria», respondió otro miembro del grupo, bien informado sobre la situación interna, mientras consultaba sobre las pistas de esquí cercanas. «De todas formas, en campaña pueden surgir sorpresas; es mejor no vender la piel del oso antes de cazarlo», comentó entre risas un periodista, provocando la risa entre los presentes.

Fecha de Publicación: 14 junio, 2024